Rosario Fasano / El Letargo laberíntico

25.02.2014 - 11:36

13 de diciembre de 2012 al 17 de febrero de 2013.


“Botella al mar para el Dios de las palabras: (..) Cuántas veces no hemos probado nosotros mismos un café que sabe a ventana, un pan que sabe a rincón, una cerveza que sabe a beso? Son pruebas al canto de la inteligencia de 1 lengua q’ desde hace tiempo no cabe en su pellejo. Pero nuestra contribución no dbería ser la de meterla en cintura, sino al contrario, liberarla d sus fierros normativs p/q’ entre en el siglo venturo como Pedro x su casa. En ese sentid m’atrevería a sugerir ante esta sabiaudiencia q’ simplifikems la gramática ants d q’ la gramática termine x simplificarns a nos..(..).” Gabriel García Marquez. (Fragmento del discurso ante el I Congreso Internacional de la Lengua Española, 10 d nov. 2010)(nota: las abrevs. son mías)

Mi ojo izq. s empantanó en difusas, ondulants, diminuts percepcions visuals, mientras allá el mundo global seguía dbatiéndos en repetid guerra piramidal..no teng respuests, sólo incógnits sin dscifrr, volátils, fugacs com la vid mism..felicidds! Rouss. (22/01/2012 - 23:20h. SMS envíad x cel.)

 

Rouss, nombre artístico de Rosario Fasano, en El Letargo-Laberíntico, díptico – instalación interactivo, propone una estructura concebida como un escenario onírico poblado de pequeños personajes y situaciones que activan la imaginación del receptor en el doble planteo de interior-exterior en una suerte de juego de espejos, con un delicado sentido autorreferencial. Lo interesante, adica en la intervención del espectador ante la posibilidad invitativa de modificar la obra con elementos constitutivos de la misma proporcionados por la artista, al estimular el ejercicio lúdico de una creación en segundo grado.

Con un par de antecedentes en muestras unipersonales que evidenciaron una sensibilidad y operatividad estética muy personales, Rouss accede en El Letargo-Laberíntico a una elaborada complejidad formal que conduce hacia una mayor densidad expresiva.

Compartir