Guillermo Lockhart / Todo lo que ves será nuestro

27.10.2014 - 12:36

Del 21 de Octubre al 16 de Noviembre. La instalación intenta generar una reflexión sobre la relación afectiva de dos personas, mediante una proposición de complicidad ...

La instalación intenta generar una reflexión sobre la relación afectiva de dos personas, mediante una proposición de complicidad lanzada al infinito, sin excusas. Una promesa de amor (o por qué no, un mensaje que pretende iniciar una conversación acerca de la creación artística) que escapa a la estabilidad, seguridad y certidumbre para trasladarse con optimismo a un contexto de energía fluctuante, íntima, entendiendo a estas condiciones como un material rico y genuino objeto de bienestar.
El colchón viejo flotando en lo alto de la habitación es al mismo tiempo testigo del pasado y sentencia evocativa del horizonte anhelado. Un elemento concebido para el descanso nocturno transformado en una amenaza informulada de deseo y sueños por la llama que ardió en su centro y se escucha en el audio.
Cuatro pilas de periódicos quemados hablan de la pasión por el alejamiento de lo cotidiano, lo trivial. Éstos no hablan de nosotros, tampoco nos enseñan ni preguntan o responden lo que interesa saber. El espejo de agua le da al conjunto un aura de abatimiento y mínima existencia.

Compartir